Control de parámetros de la solución nutritiva en hidroponía

Control de parámetros de la solución nutritiva en hidroponía

Control de parámetros de la solución nutritiva en hidroponía

En nuestra anterior entrada al blog hablamos sobre los principales parámetros para obtener una solución nutritiva de calidad. En esta nueva entrada hablaremos sobre como controlar esos parámetros y así mantener nuestra solución nutritiva en un estado óptimo.

Control de la solución nutritiva

Después de realizar la solución nutritiva por primera vez, con EC y pH a los niveles adecuados, muchos de nuestros clientes no han hecho la misma pregunta:

Cuando la solución es consumida por la plantas, ¿que debo hacer para restablecer el volumen de solución nutritiva en el depósito?. ¿Añadir más solución nutritiva?

Podría parecer lógico que la respuesta a la segunda pregunta fuese si, pero es totalmente lo contrario. Para restablecer el volumen de la solución nutritiva solamente añadiremos agua.

Debemos de tener en cuenta que la solución nutritiva que estamos utilizando tiene ya cierta salinidad y que las plantas absorben mucho más agua que minerales de la solución nutritiva.

Si para reponer el volumen de solución nutritiva, utilizado por las plantas para su alimentación, volvemos a reponer con solución nutritiva, estamos añadiendo más salinidad a la solución y llegaría el momento que la cantidad de sales disueltas no sería asimilable por las raíces. Llegado este punto, las plantas dejan de alimentarse y crecer por no poder absorber nutrientes, no porque no tengamos nutrientes en nuestra solución nutritiva, todo lo contrario, por la saturación de sales que hacen inviable para las raíces la absorción de nutrientes.

Controlar el potencial de Hidrógeno (pH) de la solución nutritiva

La acidez o basicidad de la solución nutritiva es parte fundamental para la correcta absorción de macro y micro elementos por parte de las plantas. Es por tanto fundamental realizar un ajuste del pH de la solución nutritiva al realizar por primera vez la solución y después de completar el volumen con agua tras la absorción de nutrientes por parte de las plantas. Esta absorción de nutrientes hace que el pH de la solución nutritiva se vaya alterando.

El pH óptimo para crear un entorno perfecto para nuestras plantas, y que estas asimilen la absorción de nutrientes de la mejor manera posible, está en un rango de entre 5,5 a 6,5 de pH, dependiendo del tipo de cultivo que se esté realizando y del momento de crecimiento en el que se encuentre dicho cultivo.

Controlar la EC de la solución nutritiva

Por lógica, sabemos que las plantas van a ir tomando nutrientes de la solución nutritiva.

Al realizar la primera solución nutritiva sabemos la cantidad de minerales disueltos que tenemos y que las plantas van a ir absorbiendo nutrientes de esa solución que nosotros hemos preparado, pero claro, no sabemos que cantidad de esos nutrientes han sido absorbidos por la planta, ni que cantidad de nutrientes queda en nuestra solución nutritiva cuando se realiza el llenado del depósito para completar el volumen de solución utilizado por las plantas.

Entonces, ¿cuando cambiar la solución nutritiva?

Para saber cuando realizar de nuevo la solución nutritiva y cambiarla por la que ya hemos estado utilizando, la forma más sencilla y económica es con un medidor de EC. Con este medidor puedes tomar medida de las sales disueltas que hay en la solución nutritiva. Esto nos da pistas de cómo va consumiéndose la solución en comparación con el agua.

Es normal que la EC suba cuando se va gastando la solución nutritiva, ya que el agua se suele consumir más rápido. Es por esto por lo que se añade agua sola para compensar el consumo de solución nutritiva por parte de las plantas. Dependiendo del volumen del depósito, ciclo de vida de las plantas, temperatura de la solución, tipo de cultivo…, podemos mantener la solución durante más o menos tiempo en el depósito sin cambiarla por completo.

Por ejemplo, en nuestro sistema hidropónico HidroHug 112, cuyo depósito tiene una capacidad de 160 litros, y creando una solución inicial de unos 100 litros, realizamos un cambio completo de la solución nutritiva a los cada 15 días aproximadamente.

Debemos de recordar que las mediciones de la solución nutritiva deben realizarse siempre a la misma temperatura, ya que dependiendo de la temperatura a la que se tomen variará el resultado de la medición.

Hasta aquí esta entrada a nuestro blog. Si quieres saber cuando estará la próxima entrada, recibir ofertas, avisos a sorteos… suscríbete a nuestro boletín de noticias.

Deja un comentario