A pesar de que no hay ninguna evidencia sustancial que vincule el cannabis con accidentes de tráfico, cáncer o violencia domestica, a día de hoy sigue siendo ilegal. Sin embargo y teniendo evidencias claras de que el alcohol contribuye a muchos males sociales, incluyendo violencia doméstica y accidentes de tráfico, este es legal practicamente en todo el mundo.

A continuación vamos a enumerar algunas razones por las cuales pensamos que se debería de legalizar el cannabis.

Muchas personas mueren por el consumo de alcohol. Nadie muere por el uso de la marihuana.

Según un estudio realizado por la OMS en el año 2014 el alcohol es la causa directa o indirectamente de hasta 3.3 millones de muertes al año, llegando hasta el 6% del total de las muertes del planeta. Sin embargo no se ha relacionado ninguna muerte con el uso del cannabis.

Las personas mueren por sobredosis de alcohol. Nunca ha habido una sobredosis fatal de cannabis

Según estudios realizados por la Sociedad de Investigación Científica, American Scientist, el alcohol es altamente tóxico y se necesitaría tan sólo el uso de 10 veces la cantidad necesaria para obtener el efecto deseado para llevar a su consumidor a un estado que puede provocar su muerte. En su caso, la marihuana es uno de los medicamentos menos tóxicos y la dosis que nos podría conducir a la muerte debe ser de miles de veces la cantidad necesaria para obtener el efecto deseado. Además esto es simplemente una teoría, ya que no hay documentada ninguna muerte como consecuencia de una sobredosis de cannabis.

Los costos relacionados por las autoridades sanitarias con el consumo de alcohol en la salud exceden con mucho los del consumo de cannabis

Según un reciente estudio publicado por el British Columbia Mental Health and Addictions Journal,  los costos relacionados con la salud para los consumidores de alcohol son ocho veces mayores que para los consumidores de marihuana. Para ser más exactos el costo anual relacionado con la salud por el consumo de alcohol es de 165$ por los 20$ por usuario de cannabis. Esto no nos debe de suponer una gran sorpresa, ya que a el alcohol se le asocian al menos 200 enfermedades posibles causadas por su consumo

El uso del alcohol daña el cerebro. El de marihuana no

A pesar de los mitos que hemos escuchado a lo largo de nuestras vidas sobre la marihuana matando células cerebrales, resulta que un número creciente de estudios parecen indicar que la marihuana realmente tiene propiedades neuroprotectoras. Esto significa que trabaja para proteger las células cerebrales del daño. Por ejemplo, un estudio reciente encontró que entre los adolescentes que usaban marihuana  y los que usaban alcohol, los que sufrieron significativamente mayor daño fueron los usuarios de alcohol. Por supuesto, lo que está fuera de duda es que el alcohol daña las células cerebrales.

El consumo de alcohol está relacionado con el cáncer. El uso de la marihuana no

El uso de alcohol está asociado con una amplia variedad de cánceres, incluyendo cánceres de esófago, estómago, colon, pulmones, páncreas, hígado y próstata. El uso de marihuana no se ha asociado de manera concluyente con ninguna forma de cáncer. De hecho, un estudio recientemente contradice la afirmación de que a largo plazo el consumo de marihuana está asociado con cáncer de cabeza y cuello. Se encontró que el consumo de marihuana redujo la probabilidad de cáncer de cabeza y cuello. Si te preocupa que la marihuana esté asociada con el cáncer de pulmón, puedes estar interesado en los resultados del estudio controlado por el caso más grande que se haya realizado para investigar los efectos respiratorios del tabaquismo. El estudio realizado por el Dr. Donald Tashkin en la Universidad de California en Los Ángeles, reveló que fumar marihuana no estaba asociado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Sorprendentemente, los investigadores encontraron que las personas que fumaban marihuana en realidad tenían menor incidencia de cáncer en comparación con los no usuarios de la droga.

El alcohol es más adictivo que el cannabis

Según varios estudios realizados por investigadores de la adicción nos informan que la marihuana es de lejos menos adictiva que el alcohol.
En particular, el consumo de alcohol puede resultar en un retiro físico significativo y potencialmente fatal, mientras que no se ha encontrado que la marihuana produzca ningún síntoma de abstinencia física. Aquellos que consumen alcohol también son mucho más propensos a desarrollar dependencia y construir tolerancia.

El uso de alcohol aumenta el riesgo de lesiones al consumidor. El uso de marihuana no.

No nos vamos a sorprender si decimos que la ingesta de alcohol aumenta el riesgo de producirse una lesión grave. Según una investigación publicada en el año 2011 por la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research, hasta un 36% de las urgencias relacionadas con violencia y un 21% de las lesiones en general están relacionadas con el alcohol. Sin embargo y según el diario americano de la medicina de la emergencia, el consumo de marihuana se asocia en escasas ocasiones con acudir a una sala de urgencias. El Consejo Asesor Británico sobre el Uso Indebido de Drogas ha dicho lo siguiente al respecto : “El cannabis difiere del alcohol … en un aspecto importante. No parece aumentar la conducta de riesgo. Esto significa que el cannabis rara vez contribuye a la violencia ya sea a los demás o a sí mismo, mientras que el consumo de alcohol es un factor importante en la automutilación deliberada, los accidentes domésticos y la violencia.”

Fuente : zenpype.com